Despido disciplinario

Despido disciplinario
Entendemos como despido disciplinario, aquella facultad que el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores concede al empresario. Se trata de una forma de extinción de la relación laboral ante el incumplimiento grave y culpable del contrato por parte del trabajador.

¿Qué causas se pueden aducir? El propio legislador se ha encargado de redactar un listado de aquellas causas que se considerarán incumplimientos contractuales, y son:
  • a) Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.
  • b) La indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • c) Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a las familiares que convivan con ellos.
  • d) La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  • e) La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.
  • f) La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.
  • g) El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.
Debemos aclarar que son conceptos abiertos, y por lo tanto, susceptibles de concreción vía convenio colectivo.

Por otro lado, el despido está también sometido a ciertos requisitos de forma, derivados directamente de su carácter recepticio.

En primer lugar, la carta de despido. Esta debe contener, como mínimo, los hechos concretos en que se fundamente el despido y la fecha de efectos.

En caso de que el trabajador afectado sea representante legal de los trabajadores o delegado sindical, se abrirá un expediente contradictorio (art.55 ET) donde pueda formular alegaciones en contrario.

Si afecta a un trabajador afiliado a un sindicato y el empresario tuviera conocimiento de ello, deberá tener lugar una audiencia sindical previa.

Por todo, en caso de inobservancia de alguno de los requisitos exigidos por el legislador, el empresario deberá subsanarlos en un periodo de 20 días.
Copyright © Abogado Laboral en Sevilla - 607 494 672 - ACHEABOGADOS Todos los derechos reservados